Vida a Sabana Yegua, dia a dia

Sabana Yegua es un poble molt alegre, tot i que els se

us habitants moltes vegades tinguin recursos limitats, en els seus carrers mai hi falta la “bachata” ni els ritmes tropicals. Això fa que el dia dia aquí sigui molt algadable.
A la nostra casa la comencem el dia a les 7 del matí amb les primeres tasques de la casa, com fer l’esmorzar, recollir i fregar els plats, que cada dia canvien d’encarregats. Seguidament ens dirigim cap a l’escuelita que comença a les 9 del matí, on cada professor crida els nens de la seva classe per anar entrant adecuadament a la seva aula. Un cop dins, durant les següents dos hores cada classe treballa per reforçar tots aquells conceptes que haurien d’haver treballat durant l’any.
A continuació, excepte el dilluns (que és el dia que es va a Azua a fer la compra setmanal i es fa la neteja la casa) desde que s’acaba la escuelita fins a l’hora de dinar tenim temps lliure per disfrutar d’una per jugar amb els nens o fer alguna encàrrec que tingui pendent. A les 13:30 ens trobem altre vegada tots a casa per dinar junts i aprofitar per descansar, ja que a les 15:00 ja hem d’estar en marxa un altre cop per preparar les activitats de l’esplai que fem de 16-18. Aquest any durant les primeres dos setmanes ens hem repeatit, tres es quedaven a l’esplai de Sabana Yegua on només anem a supervisar i donar un cop de mà, quatre a Proyecto 4 on les dos ultimes setmanes vàrem passar anar nomes 2 ja que els monitors dominicans ja saben portar les activitats sols, i finalment 4 al kilometre 13, on per falta de nens i monitors vam deixar d’anar-hi després de dos setmanes per donar la oportunitat a un altre poble que tenia moltes ganes de que hi anèssim, aquest es kilometre 15, un poble que ens ha sorprès molt gratament, i esperem poder seguir anant-hi els propers anys!
Un cop acabat l’esplai, tornem a disposar d’un temps lliure fins a l’hora de sopar, on ens tornem a trobar tots per passar una estona en familia i agafar forçes pel dia seguent!

El veranito ya acabó

IMG_1251.JPGSon las 3. Te despiertas de la siesta con las pilas recargadas de las clases por la mañana. Café. Disfraz en mano y pintura color esperanza en la cara. Llega la guagua. Deprisa que empieza el veranito!! Cuando por fin llegas al pueblo te encuentras con el cariño de niños y el sol en la piel. Pocas cosas más bonitas hay.

Durante estas cuatro semanas al año todo es diferente. Aquí todos somos felices, no hay preocupaciones ni prisa, de hecho, todo son sonrisas.

Empezamos la ruta por nuestro pueblo dormitorio, Sabana Yegua, aquí el veranito ha sido como su nombre indica “La Sabana”: los primeros días volaban piedras y niños, la ley del mas fuerte. Pero como algunos dicen el tiempo todo lo-cura, poco a poco la normalidad volvió y pudimos realizar el esplai con normalidad y repartir las nuevas meriendas, les encantó el chocolate y el arroz con leche!!

Seguimos la excursion por Proyecto 4, un pueblo con muchos niños y niñas y muchísimas ganas de jugar. Nos encantó la actitud y la capacidad de las monitoras dominicanas y Mela de realizar el esplai, en casa siempre comentábamos que Proyecto 4 era el pueblo más fácil ya que funciona solo.

Kilómetro 13 es un asentamiento con muy pocos recursos, muy dispersa y demasiado cerca de la carretera. Hicimos el esplai allí durante dos semanas pero pese a la cantidad de niños que había, no encontramos los monitores suficientes como para llevar a cabo nuestro proyecto “Creadores de esplais”, así que dejamos de ir al “km 13” para ir al siguiente pueblo de nuestra excursión.

Este año estamos muy orgullosos de anunciar que hemos empezado nuestro proyecto en kilómetro 15. La primera vez que fuimos nos encantó, la segunda también y así hasta la ultima. En el 15 hay muchísimos niños y niñas con ganas de jugar, cantar y pasarlo bien, son estas cosas lo que hace mas bonito nuestro proyecto. Este año hemos empezado aquí, ya tenemos incluso monitores como Pablo que nos han ayudado cada día durante las dos semanas que hemos ido en todo lo que se ha podido, muchísimas gracias nos vemos el año que viene!!!

Una vez a la semana hemos ido a Altagracia, un pueblo que de la mano del líder Cacafú hemos recibido una gran acogida y es increíble jugar con alguien que nunca ha visto una pelota. Todos tenemos un muy buen recuerdo del día que hemos ido allí.

Finalmente el veranito ya acabó y este viernes nos despedimos de los monitores y los niños/as. Han sido cuatro semanas de un ritmo acelerado, constante, agotador pero a la vez satisfactorio, enriquecedor y con muchas, muchas historias que contar.

!!!Esperamos veros el año que viene!!!