Blog

FORMACIÓN DE MONITORES

Valorando con perspectiva este verano, podemos decir que todos nuestros proyectos han tenido mucho éxito. En concreto, queremos destacar la gran asistencia de los monitores voluntarios de Sabana Yegua al Veranito y su gran esfuerzo por continuar con nuestro proyecto durante todo el año. Dado que hay muchos alumnos en el último curso de la escuelita, hemos querido aprovechar la oportunidad para invitarlos a participar voluntariamente al Veranito como premonitores, ayudantes de monitor.

Dentro del proyecto de Sonríe y Aprende, se incluye la formación de monitores, en la cual se trabajan dinámicas de grupo con los voluntarios del Veranito y se instruye en técnicas lúdicas para transmitir valores de manera más informal. Para ello, tenemos la suerte de contar con miembros de Sonríe y Crece que tienen los conocimientos necesarios para impartir esta formación de una forma más completa. Además, este año disfrutamos del interés de más de 20 jóvenes dominicanos, entre monitores y premonitores. 

Para enseñar recursos y conocimientos útiles a la hora de realizar actividades, hemos querido encontrar el espacio adecuado y el momento concreto. Por lo que se propuso hacer la formación durante las tardes de los lunes y los miércoles. Los lunes eran sesiones dedicadas a canciones y un ámbito más musical, a diferencia de los miércoles que se empezaba con juegos donde a veces se daban conductas o roles para que ellos mismos identificaran situaciones que luego sucedían durante el Veranito.

Por ejemplo, un miércoles por la tarde, se realizó una dinámica donde todos pudiéramos conocernos y así trabajar toda la formación a través de dinámicas y juegos. El objetivo era que pudieran descubrir por ellos mismos, mediante la reflexión, el rol del monitor. Esto generó un debate muy enriquecedor entre los premonitores, los monitores y los voluntarios de Sonríe y Crece, ya que había distintas opiniones. Pero se creó un espacio de confianza donde se podía argumentar desde el respeto.

Después, las monitoras encargadas de la formación realizaron una actividad con dos maneras de monitorización muy distintas. La intención era mostrar la importancia de la motivación y la participación en las actividades con los niños y niñas. Esto nos ayudó a cerrar la sesión de una manera muy positiva y a llegar a conclusiones sobre las herramientas necesarias para dirigir a grupos de niños y niñas durante el tiempo libre.

La importancia de la formación de monitores recae en tres aspectos, el primero es que les ayuda a conocer nuevas técnicas de presentar los juegos durante el año, el segundo a tener nuevos ejemplos y visiones de juegos y, por último, pero no menos importante, les ayuda durante una etapa de adolescencia a conocer el “yo”, en otras palabras, a conocer sus habilidades y sus puntos débiles. Sonríe y Crece cree en el desarrollo integral de las personas, y este proyecto tiene por objetivo dar herramientas a los monitores o futuros monitores para que frente a las actividades de tiempo libre tengan criterio, autonomía y responsabilidad para hacer el Veranito lo mejor que sepan.

Durante el año, nos motiva seguir recibiendo noticias de los Veranitos durante el año y ver como los premonitores y monitores educan des del respeto y ponen en práctica las estrategias aprendidas durante la formación. Eso nos permite preparar el verano siguiente con nuevas técnicas y estrategias para que sigan desarrollando sus cualidades como monitores y premonitores.

Un año más de escuelita

Dicen que tendemos a volver a los lugares donde fuimos felices. Y aquí estamos un año más once voluntarios de Sonríe y Crece cargados de ganas e ilusión. Además, este año hemos llegado con grandes iniciativas para mejorar nuestros proyectos entre ellos el cambio de la prueba de nivel para poder atender mejor las necesidades educativas de los niños y niñas.

Esta iniciativa parte de una valoración de las pruebas de nivel de años anteriores. Antes valorábamos su nivel con dos exámenes llenos de ejercicios y juegos donde íbamos aumentando la dificultad, donde la complejidad era que todos los niños independientemente de la edad tenían el mismo examen y que había muchos niños en el aula donde se hacía el examen y luego muchos copiaban. Este modelo de examen no nos permitía detectar correctamente el nivel de cada alumno.  Por eso, este año hemos seguido con la estructura de matemáticas y lengua.

Después de un análisis profundo de los contenidos que damos en la escuelita, nos dimos cuenta de que una buena forma de llegar a atender las cualidades y las necesidades educativas de los niños y niñas de Sabana Yegua, pasaba por reconocer su nivel educativo. De esta forma, logramos hacer un modelo de pruebas que nos permitiera acertar con mayor precisión el nivel de cada niño.

Primer día de escuelita en Sabana Yegua. / FUENTE: Sonríe y Crece

La semana pasada pudimos cerrar con éxito más de 120 pruebas de nivel y la valoración de los voluntarios y voluntarias ha sido muy positiva. Aunque en un primer momento parecía un método lento, este nos ha permitido profundizar en las cualidades y las necesidades de los futuros alumnos y alumnas. Así pues, esta semana hemos empezado la escuelita con un total de 110 alumnos.

Deseamos que la asistencia sea regular. Por parte de los voluntarios daremos lo mejor de nosotros para que se cumpla y los niños y las niñas que asisten se lo pasen muy bien y sigan motivados.