CALENTANDO MOTORES
CALENTANDO MOTORES

CALENTANDO MOTORES

Empezamos la primera semana de proyectos. Aunque oficialmente solo estemos con la formación de monitores que son por las tardes de 16:00 a 18:00, no nos sobra el tiempo. Los días están repletos de gestiones y discusiones importantes que determinarán todos los demás proyectos de la asociación. Desde acercarnos al distrito educativo de Azua como reunirnos con becados para valorar el año, e incluso tareas cotidianas como comprar la comida. Que aunque sea una tarea más simple, el menú de una semana entera para 11 voluntarios no es que sea moco de pavo.

La Formación de Monitores es una actividad para que los jóvenes de entre 14 y 20 años se lo pasen bien y se animen a colaborar con nosotros. Durante esta formación se explican y se comparten muchas herramientas para animar y manejar a los niños; desde juegos típicos, hasta canciones varias. Además cada uno de los días se dedica uno o dos ratitos para reflexionar sobre los valores y capacidades que debe tener un buen monitor. La verdad es que está siendo un exitazo, contando a monitores de Sabana Yegua y a los del Km15 llegamos a ser hasta 50 monitores en total. Y es que este año somos 11 los voluntarios que venimos desde España dedicando el 101% de nuestras fuerzas. Pero ademas tenemos a los jóvenes monitores locales que no se quedan cortos. Se han creado unas expectativas muy altas para el “veranito” (campamento de verano).

El miércoles fue uno de los días más especiales. Tras la formación, fuimos de rua por las calles de Sabana Yegua todos pintados y con globos. Cantando y bailando con toda la energía y emoción que se puede tener. Llamábamos la atención de todos los niños del pueblo, y es que la intención era avisar que a el viernes se hacían las pruebas de nivel para poder ser alumno en la escuelita por las mañanas y también avisar que la siguiente semana empezábamos con los juegos de verano. Los niños iban saliendo de sus casas y uniéndose a la fiesta. Es precioso ver tanta emoción, tanta ilusión y tantas sonrisas sinceras. Os dejamos un pequeño fragmento de esa tarde tan mágica.

Las pruebas de nivel fueron el jueves. ¡Hicimos más de 100 pruebas! Fue muy chulo ver como todos los niños que nos vieron el día anterior no faltaron. Todos estaban nerviosos por hacerlo lo mejor posible. La verdad es que nos sorprendieron las diferencias de nivel que pueden haber en niños de la misma edad y curso, pero al fin y al cabo, es verdad que la educación aquí es muy distinta a la de España. También fue para la mayoría de monitores la primera experiencia como profesores en República Dominicana y estuvo muy interesante.

A la vez, dos de nosotros (los dos estudiantes de medicina) aprovecharon para visitar el hospital referente de toda la provincia de Azua; el Hospital Taiwán. Una experiencia que nos abrió los ojos a cómo son muchos de los procesos sanitarios aquí, y de cuán difícil es su acceso. Y es que aunque nos dijesen lo grande y lo bien preparado que estaba el hospital, no había comparación con lo que estamos acostumbrados al otro lado del charco. Estamos seguros de que volveremos. Con muchas ganas de aprender y entender cómo hacen muchas de las cosas que nosotros pensamos que son “esenciales”.

Pues así ha ido esta increíble primera semana de proyectos. No podíamos haber vivido más aventuras más emocionante. Esperamos que el resto de nuestra estancia aquí sea igual o más increíble. Os iremos informando, hasta entonces os deseamos un buen verano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.