¡Moviendo el esqueleto!

Al final no pudo ser. Barrio Nuevo perdió la final del torneo de baloncesto por barrios. Lo hizo contra barrio pintado, en un igualadísimo partido en el que hubo de todo: un apagón durante el calentamiento, un sermón de nuestro amigo el pastor evangelista, una tangana entre jugadores y público y una moto quemando neumático en medio de la cancha para celebrar la victoria. Nosotros estuvimos allí, viendo el partido desde la misma línea de banda (en la NBA esos asientos costarían una millonada). Apoyamos a nuestro barrio hasta el final, y aunque nos hubiese gustado que ganase, aplaudimos a los vencedores.

Sigue leyendo “¡Moviendo el esqueleto!”