¡Arrancamos!

Hoy llegamos hace dos semanas a Sabana Yegua y, sin embargo, estamos plenamente adaptados al ritmo del pueblo. Los días son intensos, y cuando llega la noche estamos agotados pero satisfechos con el trabajo realizado. Eso sí, el bochorno –especialmente durante las horas del mediodía- nos fuerza a redefinir nuestro concepto de “calor” y “sed”. Sigue leyendo “¡Arrancamos!”