¡ A por otro año más!

El año termina, e implícitamente trae consigo la necesidad de hacer balance del año.

Todos los años traen consigo cosas buenas, y no tan buenas; pero que en su conjunto sirven para avanzar, crecer y brindar por un año más vivido.

Este año la familia de Sonríe y Crece ha seguido creciendo, hemos tenido nuevas incorporaciones y los proyectos han seguido avanzando, con el fin de tener una República Dominicana más justa,  donde la magia de la ilusión y las oportunidades estén presentes.

Esperamos con los brazos abiertos al nuevo año, a nuevas incorporaciones y proyectos, a nuevas sonrisas, a seguir creciendo y sonriendo; siguiendo nuestra revolución de sonrisas y contagiando sonrisas.

Gracias a todas las personas que aportan su granito de arena de una manera u otra.

#pocoesmuchoymuchoilusion #revoluciondesonrisas #contagiandosonrisas

Anuncios

¿Qué es la felicidad?

La vida es un continuo aprendizaje y eso es lo que la hace tan especial.

Las primeras veces marcan.

Siempre hay una primera vez para todo, mejor o peor, pero siempre especial.

La primera vez en Sabana Yegua.

Salir de nuestra zona de confort acarrea un tiempo de adaptación, de asimilar y de entender. Más o menos conocedores de realidades distintas, cala en nuestro más profundo ser.

La euforia inicial se mezcla con un sentimiento de tristeza o de pena.

¿Cómo entender su felicidad?

Carencias de mucho tipo, desde el no acceso a cosas básicas para la supervivencia como puede ser el alimento, hasta una carencia emocional por una des-estructuración familiar. Una vida de continua lucha en donde rendirse puede resultar la opción más fácil.

Dar el paso de entrar en las familias, sentarse y escuchar nos hace partícipes de una cruda realidad, de lo injusto que es la vida y de cómo el lugar en el que fortuitamente hemos nacido será el condicionante principal de nuestra vida y nuestras oportunidades.

Ante esta dualidad, el recuerdo de Sabana Yegua va ligado; además de a las familias y los niños, a un sentimiento de vida pura, risas, felicidad y cómo no, a una bachata.

La incongruencia humana, donde los que menos tienen son, muchas veces, los que más enseñan.

El capitalismo y el consumismo crea una vida frenética, dominada  por un cronómetro  externo e interno, donde la  condición sine qua non es llegar.

A veces es necesario parar y reencontrarse con nuestras raíces y nuestras ramas.

La vida está para sumar,  infinitos capítulos que están ya escritos;  y más aun los que quedan por escribir. Que sumemos amaneceres, que los días no sean un mero suceso  del anterior o una cuenta atrás permanente y que ante todo, independientemente del con qué, seamos felices.

20160712_191435