FORMACIÓN DE MONITORES

Valorando con perspectiva este verano, podemos decir que todos nuestros proyectos han tenido mucho éxito. En concreto, queremos destacar la gran asistencia de los monitores voluntarios de Sabana Yegua al Veranito y su gran esfuerzo por continuar con nuestro proyecto durante todo el año. Dado que hay muchos alumnos en el último curso de la escuelita, hemos querido aprovechar la oportunidad para invitarlos a participar voluntariamente al Veranito como premonitores, ayudantes de monitor.

Dentro del proyecto de Sonríe y Aprende, se incluye la formación de monitores, en la cual se trabajan dinámicas de grupo con los voluntarios del Veranito y se instruye en técnicas lúdicas para transmitir valores de manera más informal. Para ello, tenemos la suerte de contar con miembros de Sonríe y Crece que tienen los conocimientos necesarios para impartir esta formación de una forma más completa. Además, este año disfrutamos del interés de más de 20 jóvenes dominicanos, entre monitores y premonitores. 

Para enseñar recursos y conocimientos útiles a la hora de realizar actividades, hemos querido encontrar el espacio adecuado y el momento concreto. Por lo que se propuso hacer la formación durante las tardes de los lunes y los miércoles. Los lunes eran sesiones dedicadas a canciones y un ámbito más musical, a diferencia de los miércoles que se empezaba con juegos donde a veces se daban conductas o roles para que ellos mismos identificaran situaciones que luego sucedían durante el Veranito.

Por ejemplo, un miércoles por la tarde, se realizó una dinámica donde todos pudiéramos conocernos y así trabajar toda la formación a través de dinámicas y juegos. El objetivo era que pudieran descubrir por ellos mismos, mediante la reflexión, el rol del monitor. Esto generó un debate muy enriquecedor entre los premonitores, los monitores y los voluntarios de Sonríe y Crece, ya que había distintas opiniones. Pero se creó un espacio de confianza donde se podía argumentar desde el respeto.

Después, las monitoras encargadas de la formación realizaron una actividad con dos maneras de monitorización muy distintas. La intención era mostrar la importancia de la motivación y la participación en las actividades con los niños y niñas. Esto nos ayudó a cerrar la sesión de una manera muy positiva y a llegar a conclusiones sobre las herramientas necesarias para dirigir a grupos de niños y niñas durante el tiempo libre.

La importancia de la formación de monitores recae en tres aspectos, el primero es que les ayuda a conocer nuevas técnicas de presentar los juegos durante el año, el segundo a tener nuevos ejemplos y visiones de juegos y, por último, pero no menos importante, les ayuda durante una etapa de adolescencia a conocer el “yo”, en otras palabras, a conocer sus habilidades y sus puntos débiles. Sonríe y Crece cree en el desarrollo integral de las personas, y este proyecto tiene por objetivo dar herramientas a los monitores o futuros monitores para que frente a las actividades de tiempo libre tengan criterio, autonomía y responsabilidad para hacer el Veranito lo mejor que sepan.

Durante el año, nos motiva seguir recibiendo noticias de los Veranitos durante el año y ver como los premonitores y monitores educan des del respeto y ponen en práctica las estrategias aprendidas durante la formación. Eso nos permite preparar el verano siguiente con nuevas técnicas y estrategias para que sigan desarrollando sus cualidades como monitores y premonitores.

8M: “La revolución será feminista o no será”

Hoy, un año más, se celebra en todo el mundo el Día Internacional de la Mujer. Como cada 8 de marzo mujeres de todas partes saldrán a la calle a reivindicar sus derechos. Este año, además, se ha convocado una huelga feminista con el objetivo de hacer visibles todas las injusticias a las que las mujeres se ven sometidas día tras día. Esta huelga pretende enseñarle al mundo que si todas las mujeres paran, el mundo también se para, y está convocada a nivel internacional, con más de 40 países involucrados. En motivo de este día, también se ha hecho público el manifiesto Parar el mundo, que recoge todo lo que se reivindica en este 8 de marzo de 2018.

Tradicionalmente, la mujer se ha visto forzada a quedar en segundo plano, la historia la han contado los hombres, ellos han sido los que han dominado, impuesto y sometido. Y esta larga y oscura tradición patriarcal y machista, ha supuesto terribles consecuencias para las niñas y mujeres de todo el planeta. Las desigualdades e injusticias que se denuncian este 8 de marzo, incluyen desde la brecha salarial, hasta la violencia de género, pasando por la humillación, la exigencia estética impuesta por una sociedad materialista y superficial, o la cosificación de la mujer. Durante mucho tiempo se ha reducido a la mujer a un mero objeto sexual cuya función era procrear, se la ha acosado y se la ha infravalorado, y durante muchos años se la ha apartado del ámbito laboral reservándola a la esfera privada, es decir, a las tareas del hogar y el cuidado de los niños.

Pero, si en sociedades avanzadas y desarrolladas como la nuestra todavía hay una problemática de género tan arraigada, ¿cómo debe ser en países subdesarrollados o en vías de desarrollo?

Precisamente la República Dominicana es un país donde todavía queda mucho por hacer en términos de género. Una de las integrantes de Sonríe y Crece hizo un reportaje radiofónico para Catalunya Ràdio, que pretendía dar alguna pincelada sobre el sistema educativo del país, un sistema, por cierto, bastante precario, y un indicador bastante bueno para saber el nivel de desarrollo que tiene un país. Como bien se sabe, la educación es la base del empoderamiento.

Pero para que nos hagamos una idea de como es la situación de la mujer en este país caribeño, vamos a trasladarnos momentáneamente al otro lado del charco.

Durante esta semana, diversos medios de comunicación locales han publicado contenidos en relación con el Día Internacional de la Mujer o, en relación con la situación de la mujer en la República Dominicana. El Día, un medio digital de Santo Domingo, destacaba que “la mujer dominicana enfrenta desigualdades durante todas las etapas de su vida”. Y es que según datos del Centro de Estudios de Género del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC), las mujeres reciben entre el 16 y el 35% menos que los hombres en sus salarios, un dato verdaderamente alarmante.

Además, la República Dominicana tiene una tasa de alfabetización muy baja y la mayoría de las chicas que logra acceder a la universidad tiende a matricularse en carreras que han estado tradicionalmente vinculadas al rol femenino, como, por ejemplo, educación, enfermería o bioanálisis.

Según datos del INTEC, se estima que el 11,7% de las mujeres dominicanas entre 18 y 22 años se casaron o viven en pareja desde antes de cumplir los 15. Otra cosa a tener en cuenta es que la falta de educación sexual provoca un gran número de embarazos adolescentes, y esto suele ir de la mano con el abandono escolar.

Además, cabe destacar que, en los últimos 10 años, la violencia de genero ha incrementado casi un 30%, de modo que, el panorama dominicano en cuanto a la desigualdad de genero no nos deja otro remedio que seguir reivindicando cambios que permitan el empoderamiento de la mujer y acabar con las desigualdades.

Precisamente, educar en valores de igualdad, respeto y tolerancia es uno de los propósitos que tenemos los miembros de Sonríe y Crece cada vez que nos desplazamos a Sabana Yegua. Y, la verdad, es que muchos niños se han sorprendido en más de una ocasión cuando les explicamos que los chicos también se encargan de colaborar con las tareas del hogar.

De modo que, estemos donde estemos y vivamos donde vivamos, debemos unirnos en la reivindicación de los derechos de la mujer. Hombres y mujeres; mujeres y hombres, ahora nos toca caminar juntos hacia una sociedad que fomente la igualdad y el respeto de ambos sexos. Ha llegado el momento de poner fin a la violencia machista y terminar con todo tipo de discriminación. Pero para ello, es necesario que todos nos aliemos en esta lucha porque, la revolución será feminista o no será. Y, ¿qué es ser feminista? Creer en la igualdad social, política y económica de ambos sexos.