Sonríe y Crece

Qué es

.

.

SONRÍE Y CRECE es una Asociación sin ánimo de lucro creada en el año 2009 con el fin de favorecer el crecimiento educativo, social y humano de las personas que viven en países en vías de desarrollo.

.

Quiénes somos.

.

Somos un grupo de jóvenes con experiencia de voluntariado y de recreo en el tiempo libre, unidos por el deseo de ayudar a los más necesitados. Por ello, hemos creado esta Asociación.

 

Dónde actuamos.

.

Durante los meses de julio y agosto una parte de los miembros de la Asociación se trasladan a Sabana Yegua para ejecutar el trabajo realizado durante el curso.Por ahora actuamos en Barcelona y Sabana Yegua (Azua, República Dominicana). Durante el curso académico los jóvenes de la Asociación nos dedicamos a recaudar fondos, explicar el trabajo que hemos realizado durante los meses de verano y preparar los proyectos que llevaremos a cabo durante el siguiente.

.

Más datos sobre Sabana Yegua

.

.

De momento todos nuestros esfuerzos se han centrado en Sabana Yegua (Azua, República Dominicana). Durante los meses de julio y agosto, algunos de los miembros voluntarios de la Asociación nos trasladamos a esa población para desarrollar nuestros proyectos y supervisar los que han continuado sin nosotros durante el curso.

Sin embargo, durante el curso académico Sonríe y Crece también está activo: nos dedicamos a organizar eventos para recaudar fondos, solicitar ayudas a entidades públicas, pedir donaciones y preparar las actividades que desarrollamos durante los meses de verano. La mayoría de miembros de la Asociación residimos en Barcelona, sede de nuestras actividades.

Para hacer una breve contextualización de Sabana Yegua, haría falta referirnos a su demografía, estado de la vivienda, economía, educación y sanidad. Sabana Yegua se encuentra en una de las zonas más secas y pobres del país, cerca de la frontera con Haití. De los 10.000 habitantes de Sabana Yegua, se calcula que 1.300 viven en el barrio de San Francisco, el más pobre. No tiene calles pavimentadas, ni cloacas, ni agua potable. La mayoría de viviendas son de lata, madera o barro.

En la provincia de Azua, la mayoría de la población trabaja en la agricultura, principalmente en el monocultivo del plátano, aunque no son propietarios de la tierra. Los ingresos familiares son cercanos a los 60$ mensuales y como muchas familias no tienen cómo sobrevivir se produce un efecto migratorio sustancial entre los jóvenes hacia Santo Domingo, la capital.

La zona no tiene centros de atención sanitaria adecuados. Se producen a menudo casos de malnutrición, especialmente entre niños y ancianos. Dada la ausencia de agua potable para el consumo y la limpieza (así como la falta de hábitos al respecto), son abundantes las infecciones gastrointestinales y dermatológicas.

En cuanto al ámbito educativo, el 46% de los habitantes de la zona son menores de edad y su escolarización es deficiente. A pesar de que hay varias escuelas públicas en diversos pueblos, la calidad de la enseñanza no es la adecuada. Además, hay muchos niños que no pueden ir al colegio porque no tienen uniforme escolar o material básico (lápices, libretas, etc.), requisito exigido por las escuelas. Asimismo, hay niños que no están declarados (es decir, no tienen certificado de nacimiento) y, por eso, no se pueden inscribir en el colegio. Aproximadamente el 30% de los niños en edad escolar no van al colegio, y un 30% de los adultos son analfabetos.

.

.